EL PELIGRO DEL AUTO-ENGAÑO

Quiera Dios que este estudio pueda ser una llamada de “alerta” al pueblo de Dios que esta confiado y acomodado … Nosotros no enseñamos ideas. Le enseñamos a la gente para su transformacion.

“Es para transformacion de Vidas, no la simple transmision de verdades o conocimiento”

JESUS CONFRONTO CON LA VERDAD
Hay personas a quienes si alguien les confronta el pecado o las cosas que no son de Dios … son similares a Cuando Jesús hablo después de la multiplicación de los panes y los peces, de una palabra de arrepentimiento y de seguirlo solo a EL… los discípulos murmuraron “dura es esta Palabra” y Jesús les dijo “esto les escandaliza?
Juan 6:66 – 67
A partir de aquel momento se volvieron atrás muchos de los que le seguían, y no quisieron andar más con Jesús. 67 Entonces, volviéndose él a los doce, les preguntó: ¿También vosotros queréis iros y dejarme?

Y eso es lo que pasa con la mayoria de iglesias hoy, que Ya no hablan de arrepentimiento, ni de pecado … porque no quieren que la gente se vaya y dan un evangelio LIGHT pero están llenas de gente “no comprometidas” con La Palabra de Dios… y solo llegan para que les den “mensajes motivacionales” donde los jóvenes van para ver que consiguen, donde cada domingo parece desfile de modas … donde van a pasarla bien porque hay shows, obras de teatro, y predicas “divertidas” donde se puedan reir con los chistes que hace el pastor … si se habla de pecado ya se dice que son “condenadores” Y como la gente ya esta “acomodada” a eso, cuando oyen a alguien que les confronta con la verdad; se escandalizan y se apartan de ella.

Hay varias razones para esto: aparte que no les gusta oir la verdad, no tienen las agallas para apartarse de donde estan “comodos” o no les conviene que ya no los tomen en cuenta o pierdan su “posicion” donde les predican su evangelio light y sus grupos “sociales” antes de pagar el precio que Jesus dijo que tendriamos que pagar por causa de Su Nombre y de Su Verdad.

PELIGRO DEL AUTO – ENGAÑOMateo 7: 21-23 21 No todo el que me dice «¡Señor, Señor!“ entrará en el reino de los cielos, sino únicamente el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Cuando llegue aquel día, Habrá muchos que vendrán a decirme: «Señor, Señor, Nosotros hemos profetizado en tu nombre, y también en tu Nombre hemos expulsado demonios y hemos hecho gran número de milagros». 23 Entonces yo les declararé: «¡Jamás os conocí! ¡Apartaos de mí, malhechores!“ (LA)
La lección más importante que hay que aprender de este pasaje es el peligro del “AUTOENGAÑO”.

Por ejemplo, nuestro Señor emplea la palabra ‘Muchos’.
«Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿acaso no hemos hecho esto y Lo otro?» ´ No hay que exagerar la fuerza y vigor de esta palabra ‘muchos’, pero sí es una palabra que conlleva un significado bien concreto.

No dice ‘alguno que otro’, sino ‘muchos‘ — el autoengaño es un peligro para ‘muchos‘ y las advertencias del Señor contra ellos son frecuentes.
Se encuentra en la metáfora que sigue, acerca de los que edifican sus casas sobre la arena. Es la misma advertencia que se encuentra también en la parábola de las diez vírgenes. Las cinco vírgenes necias son un caso evidente de autoengaño y nada más. Vuelve a presentarse en ese cuadro final de Mateo 25, donde Cristo describe el juicio final y habla de los que vendrán a Él confiados para decirle las cosas que han hecho por Él.

En todos estos casos se da la misma advertencia contra el terrible peligro del autoengaño. Leemos aquí que esas personas a las que se refiere se sorprenderán en el día del juicio, «aquel día».

Como vemos, todas estas palabras se pronuncian teniendo en mente claramente el día del juicio. De hecho, todo el capítulo, trata de subrayar el hecho de que el cristiano debe vivir toda su vida a la luz de ese día venidero Al leer el NT observamos con cuánta frecuencia se habla de «aquel día». «El día lo declarará», dice Pablo, como diciendo: no importa. Prosigo con mi ministerio, todo lo hago con la vista puesta en ese día; la gente quizá me critique y diga esto o aquello acerca de mí, pero no voy a permitir que esto me preocupe, me he puesto a mí mismo y a todo mi futuro eterno en las manos del Señor mi Juez y el día de su juicio lo pondrá todo de manifiesto.

Es evidente, que estas personas, parecen muy tranquilos respecto a su propia salvación. ¿Con qué fundamentos?

Porque decían, ¡Señor, Señor! eran fervorosos; Eran celosos; profetizaban en su nombre; Arrojaban demonios; hacían muchas obras maravillosas. Y recibían alabanzas de los hombres; se los consideraba de hecho como servidores destacados.

Por ello, se sentían perfectamente satisfechos de sí mismos, seguros de su posición y ni por un segundo sospechaban que hubiera algo erróneo en ellos. Podrían presentarse ante el Señor en el día del juicio para decirle: «claro está, Señor, que Conoces nuestra historia. ¿No te acuerdas de todo lo que dijimos e hicimos en tu nombre?»

No dudaban acerca de sí mismos; nunca había cruzado por su mente ni siquiera la posibilidad de que no fueran sino personas cristianas y salvadas, Herederos de la gloria eterna. Pero lo que nuestro Señor les dice es que están perdidos. Les ‘declararé’ juega con las palabras en este caso, ellos declaran y El a su vez declarará: «Nunca os conocí; no tengo nada que ver con vosotros. Aunque siempre decíais ‘Señor, Señor’, y hacíais cosas en mi nombre, nunca os reconocí, nunca hubo contacto entre nosotros. Os habéis estado engañando a vosotros mismos todo el tiempo. Apartaos de mí, hacedores de maldad!‘ (parafraseando)

No hay duda que el día del juicio va a ser un día de muchas sorpresas.
• Cuantas veces les dice nuestro Señor a su pueblo, que Él no juzga como ellos juzgan! «Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación!’

• A menudo nuestros juicios son carnales:
• Todos tenemos ideas claras acerca de la hipocresía consciente, la cual es obvia y evidente. Lo que es mucho más difícil de discernir es la hipocresía inconsciente, cuando alguien no sólo engaña a otros sino que se engaña a sí mismo, y se persuade a sí mismo erróneamente acerca de su propia personalidad.

• Entonces no hay nada más importante que examinarnos a nosotros mismos a la luz de una afirmación como ésta.
Y el Nuevo Testamento está lleno de instrucciones al respecto. Por esto siempre nos exhorta a que probemos a los espíritus, más aún a que sometamos a prueba todas las cosas. Es un gran libro de advertencias. Esto no resulta popular. La gente dice que eso es ser negativo; pero el NT siempre enfatiza el aspecto negativo de la verdad, tanto como el positivo.

El error radica en esto: el hombre que es verdaderamente salvo y que tiene una seguridad genuina de la salvación, hace y debe hacer, estas afirmaciones que dicen en Rom. 10 pero el simple afirmar esto no garantiza ni asegura necesariamente que uno sea salvo.

• Pues la argumentación es incompleta. El creyente, el cristiano, sí dice estas cosas, pero no se limita a decirlas.
• Santiago nos recuerda en su Carta que «también los demonios creen, y tiemblan».

• Si leemos los evangelios, descubrimos que los espíritus malos, los demonios, reconocen al Señor. Se refieren a Él como al «Santo de Dios». Saben quien es; hacen afirmaciones correctas respecto a Él. Pero son demonios y están perdidos.
• ¿Qué puede ser más ofensivo que decir: «Señor, Señor» con mucho fervor, estar ocupado y ser activo, y sin embargo no ofrecerle verdadera fidelidad y sumisión, insistir en retener el control sobre nuestra propia vida y permitir que nuestras propias opiniones y argumentos, y no los de la Biblia, dirijan lo que hacemos y cómo lo hacemos?

ISAIAS 30:1 «Ay de los hijos rebeldes,» dice Jehová, «por llevar a cabo planes pero no los míos, por hacer libaciones para sellar alianzas pero no según mi Espíritu, añadiendo pecado sobre pecado. 2 «Ellos parten para descender a Egipto a fin de protegerse bajo la protección del faraón y de refugiarse en la sombra de Egipto; pero a mí no me han consultado.

Jeremías 2:13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: Me han abandonado a mí, que soy fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua.

Jeremías 2:19 El Señor Jehová de los Ejércitos dice: «Tu maldad te castigará, y tu apostasía te condenará. Reconoce, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber abandonado a Jehová tu Dios y el No haberme temido.

Isa 30:9 Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no
quisieron oír la ley de Jehová; 10 que dicen a los videntes: No veáis; y a los
profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas,
profetizad mentiras; 11 dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de
nuestra presencia al Santo de Israel. 12 Por tanto, el Santo de Israel dice
así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en
iniquidad, y en ello os habéis apoyado; 13 por tanto, os será este pecado
como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya
caída viene súbita y repentinamente.

Mientras mas oscuro se vea fuera, mas resplandeciente se verá arriba”

No creo que esto signifique que debamos echarlo todo a rodar y limitarnos a
esperar a que Jesús regrese, mientras las iglesias van cayendo una tras otra
alrededor de nosotros. El Señor nos dejo aquí con unas instrucciones muy
concretas NEGOCIAD ENTRE TANTO QUE VENGO (Lucas 19:13)

Tenemos la responsabilidad de nuestros talentos hasta que venga el Señor.
Debemos hacer todo lo que podamos para propagar las buenas nuevas,
abrirles los ojos a nuestros hermanos Defendiendo la Sana Doctrina y parar la oleada de apostasía. No sabemos cuando vendrá el Señor, por las señales sabemos que no esta lejos ese dia (y mas cerca de lo que muchos se imaginan) … por lo tanto debemos “contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los Santos” (Judas 3)

NO SOMOS DERROTISTAS, NI PESIMISTAS. Somos los mayores de los optimistas. ¡ El Que Gana es Jesús! (a menos que se le llame pesimista a un optimista bien informado)

La Biblia enseña que las cosas deben empeorar antes de mejorar y mientras tanto no olvide nunca que debe MIRAR HACIA ARRIBA … Allí siempre hay resplandor … y como nos dijo Jesús ALZAD VUESTROS OJOS¡ PORQUE VUESTRA REDENCION ESTA CERCA ¡

Texto extraido de Conferencia “El Ultimo Engaño Global parte #1” Anna Solares